Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.

by - 23:33

Organizar mi tiempo es algo que nunca se me dio bien: jamás tuve la menor idea de cómo usar una agenda y tampoco tuve nunca la constancia para continuar empleándola a lo largo de todo el año. Sin embargo, tengo el orgullo de anunciar que este 2017 logré llevar una agenda (casi) ininterrumpidamente de Enero a Diciembre.

En este post les quiero contar el sistema que uso para organizarme y cómo fue evolucionando a lo largo del año, qué me funcionó bien y qué cosas tengo que rever para el 2018. Por supuesto, al ser este el año en el que me desayuné de qué se trata planificar y cómo se hace, 2017 fue una especie de prueba piloto, llena de ensayos, errores y cambios.


Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.

Hasta el año pasado, tenía un concepto vago de lo que es una agenda: las veía como algo que sirve para recordarte los eventos y fechas importantes, o el hecho de que estás muy ocupado en determinados días u horarios. Pero al toparme de casualidad con videos de personas mostrando cómo planeaban con sus agendas, la cabeza me hizo un click y comprendí que definitivamente había entendido todo mal.

Descubrir la existencia de los bullet journals también me ayudó a comprender el sentido de la organización y la planificación. Además me resultó inspirador por las posibilidades que ofrece.

Cómo empecé

Era casi Diciembre de 2016 cuando entendí la diferencia entre “tener agenda” y “planear”, pero no podía comprarme una agenda a esa altura del año, y tenía tantas ganas de hacer la prueba que tampoco podía esperar al año siguiente. Así que lo que hice fue tomar un cuaderno viejo e inaugurar un Bullet Journal, de lo más simple: solo el mes con su semana y sus días, y el énfasis no estaba en lo que pasaba ese día, sino en lo que tenía que hacer.

Lo empecé como un ensayo para cuando tuviera la agenda propiamente dicha y le tomé el gusto en seguida. Siempre fui de hacer listas pero con el bullet journal fui aprendiendo a organizarlas y me fui acostumbrando a realmente llevar a cabo las tareas que anotaba (que es lo que cuesta, ¿no?).

La agenda

Llegando a fin de año, ninguna de las agendas que veía en las librerías me gustaba. Primero que nada porque había estado mirando las Happy Planner o las Erin Condren y me gustaba ese estilo de vista semanal, y segundo porque ninguna de las agendas que vi tenía el mismo espacio para el sábado y domingo que para los demás días de semana. Las que trabajan o estudian los fines de semana me van a entender: a veces los sábados o incluso domingos tengo más cosas que hacer que cualquier otro día de la semana.

Si bien hay opciones en Argentina de agendas del estilo que yo quería, o no me cerraban o me parecían caras. Así que recurrí a Juanmi DG y le hinché las pelotas pedí que me hiciera (y me vendiera) una, aprovechando para agregar detallecitos aquí y allá para que fuese tal como la necesitaba. Y así nació la Mon Planner.

Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.


El sistema inicial
.

Empecé con todo (por no decir con demasiado). Con la agenda impresa como protagonista para planificar y un bullet journal para llevar registro de hábitos, gastos, proyectos, cosas del blog, etc. Y también tomé una libretita (supertierna) como “brain dump” para tener siempre a mano y anotar ideas o cualquier cosa que se me ocurriera que quería recordar.

Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.

Era buen plan, pero difícil de llevar para una principiante. Especialmente una como yo, que soy una desorganizada nata y que encima no dispone de mucho tiempo. En un ratito les cuento por qué.

Lo único que sobrevivió con un uso decentemente constante fue la agenda, pero en un momento se volvió todo tan abrumador que casi la largo también.

Lo que no funcionó
El bullet journal, al menos de la forma en que yo lo estaba usando. Quizás fue en parte porque el cuaderno que destiné para tal fin tenía las hojas totalmente en blanco, sin ningún tipo de guía, por lo cual, si quería que quede prolijo tenía que dedicar un buen tiempo (horas) al inicio de cada mes para trazar las tablas, los cuadros, los trackers. Al final era una tarea más que nunca lograba tener lista a tiempo para empezar el mes y se volvió una carga más.

Otra cosa que no funcionó fue tener todo por separado: siempre había algo que me quedaba colgado por no tener a mano el cuaderno correspondiente.

Hasta que decidí que lo mejor sería soltar. Eran demasiadas cosas en mi plato, cuando todavía ni siquiera podía dominar del todo mi agenda semanal y cumplir con mis listas de tareas. Una de las claves de planear es priorizar, así que eso hice: tomé lo que más me importaba rastrear en mi BuJo (mis gastos) y lo mudé a mi agenda base, abrochando las hojitas. No sería lo ideal, estéticamente, pero al menos me era más práctico tener todo junto.

Lo que sí funcionó

Acá es donde les puedo dar un poco el “testimonio” positivo acerca de cómo logré usar mi agenda durante todo el año, y con suerte pueda servirles de tip a los que, como yo, no le hayan encontrado la vuelta a las agendas. A mi, para empezar, me dio muy buenos resultados.

Como les contaba antes, yo utilizo mi Mon Planner, como les dije esta es una versión DIY, pero este sistema puede aplicarse a cualquier otra agenda semanal. De hecho está inspirado en el sistema del bullet journal, así que no es necesario tener esta agenda en particular.

Lo primero que tiene es un horario detrás de la tapa, que está plastificado para modificarlo a necesidad. Esto viene muy bien para los que estudiamos o cursamos, ya que lo largo del año las materias o los horarios suelen cambiar. Para mi es importante tener un horario para todo lo que es rutina, de esa manera uno no necesita ocupar espacio de la agenda propiamente dicha con actividades que hace por inercia. Pero igualmente están ahí para consultar rápidamente los horarios libres que podemos utilizar.

Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.

Luego, comienza la agenda propiamente dicha, después del calendario anual y antes de cada mes tengo una hojita de resumen con tableros para anotar fechas importantes y establecer los objetivos del mes.


Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.
jajaja no se si se nota que los objetivos no son lo mío

Tengo que admitir que (como pueden ver) fallé en el tema de planear sobre mis objetivos. Esa no era la idea, pero así me salió. En ese punto estuve floja, pero lo que sí logré fue anotar todo lo que venía (aún con meses de anticipación) en estas hojitas.

Lo que me gusta es que en estas páginas me siento libre de anotar así nomás ni bien me entero de las cosas sin temor a tachar y reprogramar, pero luego al comenzar el mes, tengo todo listo para pasar todo en limpio y prolijo (o lo más limpio y prolijo que yo soy capaz) al calendario mensual.


Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.

El uso de post its con formitas por momentos me sirvió para decorar, pero su utilidad va más allá: me han servido para cubrir errores o para esos eventos que podían llegar a reprogramarse (juntadas con amigas, reuniones, obras de teatro que si no iba un finde iba el otro, etc.).

También al costado hay renglones donde anoto todo lo que tengo que hacer ese mes, pendientes, vencimientos de cuentas, proyectos que terminar, etc.

De esta manera, al abordar la semana solo queda consultar este plan inicial y programar las tareas necesarias para cumplir con todo. Al igual que en la vista mensual tengo renglones al costado para hacer una lista de todo lo que tengo que hacer o que quedó de la semana anterior.

Cómo me organicé en 2017: mi agenda y mi sistema.
(parte de la lista está tapada porque refería al laburo y contiene nombres de alumnos)

El formato vertical me gusta mucho porque me permite hacer listas, y tengo tanto espacio en los sábados y domingos como en cualquier otro día de la semana. Cada día está dividido en tres secciones que se pueden usar de diversas maneras: mañana/tarde/noche, familia/trabajo/proyecto personal, o cualquier forma que se te ocurra o te resulte cómoda.

La mía es así: Arriba van los eventos con su horario y algunas actividades que si bien son rutina y las tengo en el horario, necesito escribirlas para hacerme a la idea del tiempo que voy a tener ocupado.

En la sección del medio va la lista de cosas que tengo que hacer ese día. Y en la última lo que refiere el trabajo: eventos y tareas a realizar.

Cosas que tengo que ajustar para el año que viene:
  • Simplificar el sistema. Evidentemente necesito tener todo aquello de lo que quiera tener registro en un mismo lugar. Por eso ya tramité reunir en mi próxima Mon Planner algunas secciones que tenía en el bullet journal y no quiero perder.
  • Establecer metas claras y planear de acuerdo a éstas. Si bien este año establecí mis objetivos y cumplí muchos de ellos, me empecé a poner vaga y pasé a simplemente planear para sobrevivir en vez de hacerlo para conseguir logros.
  • Afianzar el hábito, no solo de planear, sino de consultar la agenda y llevar a cabo lo planeado, porque sin esa retroalimentación la motivación cae y tiendo a perder la constancia.

Por lo pronto ya estuve haciendo leves cambios en mi forma de planear y tengo algunas ideas de cómo optimizarla para ser un poco más productiva el año que viene. Por supuesto, ni bien tenga la nueve agenda les voy a estar mostrando cómo me voy a organizar en el 2018.

¿Ustedes qué tal? ¿Cómo se organizan? Espero que eles haya servido leer sobre mi humilde experiencia y que puedan sacar alguna idea.

¡Besotes y muy feliz 2018!

También te puede interesar:

5 comentarios

  1. Me encantó el post... Realista pero motivador! Voy a tratar de implementarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Espero que te sirva! Saludos!

      Eliminar
  2. Hola linda! me re sirvio tu post , justo voy a arrancar con agenda y soy media desastre ajja, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me re alegro! Yo también soy muy desastre, en un futuro voy a hacer un post de las cosas que mas me cuestan y la forma que encontré para superarlas.. Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Ann! Qué buen post ♥ y qué bueno cómo te organizaste! Seguro que en este nuevo año vas a poder mejorar tu sistema.
    Yo nunca hice un Bullet Journal, pero honestamente no lo veo para mí jaja.

    Te mando un beso!

    ResponderEliminar